IMAGENES DE NUESTRO LOBOS Y CIUDADES VECINAS. El creador de este sitio desea que nuestro partido sea conocido en el mundo. Tratando en lo posible de mostrarles fotos ineditas de la zona.
 
 

CONTROVERSIA HISTORICA

¿Dónde nació Perón?

 

No es la primera vez que surge el tema. Muchos historiadores coinciden en que el general Perón habría nacido en Roque Pérez y no en Lobos, como asegura la "historia oficial". Según afirma el doctor Hipólito Barreiro, ex embajador en Liberia y médico personal en España del tres veces presidente argentino, a encarar una documentada investigación cuyas conclusiones indican el supuesto lugar de nacimiento de Perón: un humilde rancho de Roque Pérez,

Los orígenes de Perón habrían sido fraguados por su abuela paterna, Dominga Duteil, como parte de un rompecabezas armado a conveniencia para blanquear ante las autoridades del Colegio Militar la situación del joven cadete, que había llegado al mundo con un estigma escandaloso para la época e inaceptable para el Ejército: ser hijo ilegítimo.

Por GUIDO BRASLAVSKY

 
 

 

LA CASA NATAL DEL GENERAL PERON EN LOBOS

Perón y Evita en la historia bonaerense: testimonio de ex senador Antonio Federico Cafiero

   
 

PERON ADOLESCENTE

En la localidad de Lobos, cuyos orígenes se remontan al año 1779, cuando se estableció allí un fortín, nació el 8 de octubre de 1895 Juan Domingo Perón. Un hermano mayor, Avelino Mario, había nacido también en Lobos el 30 de noviembre de 1890. El padre de ambos, Mario Tomás Perón, era porteño -hijo del doctor Tomás Liberato Perón-, pero su madre, doña Juana Sosa, era oriunda del lugar, hija de los vecinos don Juan Irineo Sosa y doña Mercedes Toledo.

La casa, situada en la calle Buenos Aires 1380, cobijó la infancia del fundador de nuestro Movimiento, quien portaba un apellido proveniente de la isla de Cerdeña, pero de origen francés.

El niño, quien con el paso de los años se convertiría tres veces en presidente constitucional de los argentinos y líder indiscutible del justicialismo, llevaba en sus venas una mezcla de sangres: vasco-francesa, escocesa y criolla.

Perón viviría en Lobos apenas unos cinco años, ya que su padre -hacia el año 1900- vendería el campo heredado y se trasladaría con toda la familia al entonces Territorio Nacional de Santa Cruz, para radicarse cerca de Río Gallegos.

Sin embargo, la casa de Lobos guardaría las vivencias de los primeros años de la infancia de Juan Perón. A raíz de su valor histórico, durante la gobernación bonaerense de Carlos Aloé, en el año 1953 y, mediante la ley provincial 5713, se resolvió la expropiación de la casa de Lobos para instalar el Museo y Biblioteca Justicialista.

Tiempo después, el 8 de octubre de 1953, fue declarada por el decreto 18.505 Monumento Histórico Nacional. El primer director fue Virgilio Martínez, designado el 25 de octubre de 1953, quien fue sucedido a partir del 25 de febrero de 1954 por Enrique Pavón Pereyra.

El gobierno militar que asaltó el poder el 16 de setiembre de 1955 cerró el museo por medio de un decreto ley. Veinte años después, el 8 de octubre de 1975, fue reabierto, para posteriormente, y durante el nuevo proceso militar, ser cerrado y desmantelado.

A poco de haber asumido el gobierno bonaerense, en abril de 1988, por resolución de la Dirección General de Escuelas y Cultura, nuestra gestión incorporó al área de la Subsecretaría de Cultura a la Casa de Lobos y estableció el inicio de los trabajos de su restauración.

En 1989 la Comisión de Preservación del Patrimonio Cultural declaró a la Casa "Monumento Histórico Provincial". En junio de ese año firmé el decreto 2816 por el cual se fijó la reapertura y puesta en funcionamiento del Museo Histórico y Biblioteca "Presidente Juan Domingo Perón", recomendando, además, a todos los organismos oficiales y a los particulares que poseyeran bienes relacionados con la vida y trayectoria del líder justicialista, que se comunicaran con la Dirección de Museos, Monumentos y Sitios Históricos bonaerenses para aportar al patrimonio de la institución.

El 1° de julio de 1989, en conmemoración del 15° aniversario del fallecimiento del ex presidente de la República , se concretó la reapertura del Museo, en un acto al que concurrimos militantes, funcionarios y representantes históricos del justicialismo.

Durante 1989 también la Legislatura bonaerense se sumó al reconocimiento de la Casa de Lobos y la declaró "Monumento Histórico Provincial", a través de la ley 10.866, coronando la iniciativa del Ejecutivo bonaerense.

Hacia fines de ese año la provincia recibió de parte de la viuda de Perón, María Estela Martínez, una importante donación de bienes que pertenecieron en vida al ex presidente, destinados a enriquecer el patrimonio del Museo, el cual en la actualidad continúa recibiendo donaciones y aportes.

Allí está, pues, funcionando a pleno el Museo y Biblioteca en honor a Juan Domingo Perón, como una muestra más de la voluntad de nuestro gobierno provincial para honrar y preservar el acervo cultural, la historia y la memoria justicialistas.

La misma tarea llevamos a cabo con la casa natal de Evita, a 20 kilómetros de la ciudad de Los Toldos, cabecera del partido de General Viamonte, en la Colonia Agrícola " La Unión ", que arrendaba don Juan Duarte desde la primera década del siglo. Nació el 7 de mayo de 1919 una niña -su hija- que, el 21 de noviembre del mismo año, sería bautizada en la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar de Viamonte con el nombre de María Eva. Su madre, doña Juana Ibarguren, era hija de un vasco, don Joaquín Ibarguren, y de una criolla, doña Petrona Núñez. En enero de 1924 un accidente automovilístico tronchó la vida de don Juan Duarte, y poco después doña Juana pasó a vivir, con toda su familia de General Viamonte, en la casa de la actual calle Eva Perón (ex calle Francia). En 1930 su familia se trasladó a la ciudad de Junín. La que fuera luego compañera inseparable del coronel Perón hizo su primera comunión a los siete años, en el mismo templo donde la bautizaron. Su hermana Erminda recuerda que, después de la ceremonia, le sacaron una fotografía en la que "salió muy bien", pero la misma debió quedarse en la muestra de la celebración, puesto que su madre no tenía el dinero necesario para adquirir la copia.

Allí, en la casa de Los Toldos, el pueblo, año tras año, en una tradición que se transmite de padres a hijos, rinde homenaje a la "Abanderada de los humildes". Siguiendo ese reconocimiento popular, en 1982, en un nuevo aniversario del nacimiento de Evita, descubrí una placa recordatoria, y desde entonces reitero mis visitas, en una suerte de "peregrinación laica", que tiene cada vez más adherentes. Cuando me transformé por voluntad de los bonaerenses en el gobernador de la provincia, asumí el compromiso de adquirir el inmueble y de habilitar allí un museo donde se recordara la figura de Evita, más allá del sentido partidario.

En 1988 el Partido Justicialista de la provincia pudo adquirir la casa, la cual un año antes, y mediante ley 10.503, había sido declarada Monumento Histórico Provincial. A partir de allí comenzaron los estudios para recuperar no solamente la casa, sino la manzana histórica en la que Evita pasara su infancia, con el objetivo de transformarla en un centro social y cultural, a la manera que tal vez ella misma hubiera deseado. Así, se sumaron los esfuerzos de la Subsecretaría de Cultura, a través de la Dirección de Museos, Monumentos y Sitios Históricos; el Centro de Estudios del Patrimonio Arquitectónico del Banco de la Provincia de Buenos Aires; el Consejo Provincial de la Mujer , y el Partido Justicialista.

A partir de 1990 se encaró el problema principal de las obras que se proyectaban: su financiamiento. Fue así como se creó la Fundación Centro Cultural y Social Eva Perón, que preside mi esposa Ana Goitía, y gracias a la cual la casa de Los Toldos dejó de ser una construcción casi en ruinas. Durante ese año, y mientras las obras de restauración continuaban a toda marcha, por la ley 11.034 se declaró de utilidad y sujetos a expropiación los inmuebles ubicados en la manzana de la casa de Evita.

El 7 de mayo de 1991, en conmemoración del 72° aniversario de su natalicio, inauguré la obra de restauración de la casa de General Viamonte, al tiempo que la mencionada Fundación seguí a en las tareas para la futura construcción del Complejo Social y Cultural.

Otro testimonio del itinerario bonaerense de Perón y Evita es la Iglesia San Francisco de La Plata. Construida a fines del siglo pasado por el ingeniero Batillana, de acuerdo a un neto estilo neorromántico, fue elegida por Juan Perón y Eva Duarte para contraer enlace, el 10 de diciembre de 1945, casi dos meses después de haberse casado por civil en Junín. Domingo Mercante y Juana Ibarguren fueron los testigos de una ceremonia que está asentada con el número 2.997 en los registros del templo.

En homenaje a aquel acontecimiento histórico, la iglesia fue declarada Monumento Histórico Provincial en 1975, a través de la ley 8571, aunque a partir del 24 de marzo de 1976, cuando se hizo cargo del gobierno nacional la Junta Militar , se la eliminó del catálogo de monumentos históricos.

Cuando asumí el gobierno provincial en 1987 procedí de inmediato a reincorporar a la iglesia San Francisco al catálogo de monumentos históricos, y tres años después, el 10 de diciembre de 1990, junto a mi esposa Ana Goitía, descubrimos una placa recordatoria en el templo, en una emotiva reparación histórica.

En el marco de las acciones impulsadas por nuestra gestión, se destaca también la carta que envié a los legisladores nacionales justicialistas de la provincia, proponiéndoles erigir un mausoleo en suelo provincial que "sirva de morada definitiva a los padres fundadores de nuestro Movimiento, ambos oriundos de tierra bonaerense: Perón y Evita".

El gobierno de la provincia cumplió también con la restitución del nombre de "Presidente Perón" al Policlínico Doctor Ricardo Finochietto de Avellaneda, de acuerdo a la ley 10.824 dictada por la legislatura provincial el 13 de setiembre de 1989.

Por otro lado, y con la convicción de que se llevaba adelante un acto de "estricta justicia" hacia quien tanto hiciera por el bienestar de su pueblo, "en especial de los humildes", decidimos que a partir del 17 de octubre de 1987 el Hospital Interzonal de Agudos "Profesor Dr. Mario R. Castex" se denominara "Eva Perón".

También nos ocupamos de la quinta de San Vicente, que tiene su historia. Tres días después de asumir su primer mandato presidencial, el general Perón hizo pública una declaración jurada de todos sus bienes, cuyos primeros párrafos decían: "En la ciudad de Buenos Aires, a los siete días del mes de junio de mil novecientos cuarenta y seis, declaro bajo juramento, a los fines de establecer mis bienes al día de la fecha, que no poseo sino lo que a continuación detallo: "Bienes personales: una quinta, con casa habitación, en el pueblo de San Vicente, Provincia de Buenos Aires (un total de dieciocho hectáreas) . . ."

La quinta de San Vicente se convirtió luego en lugar de descanso para Juan y Eva Perón, aunque la intensa tarea por ellos cumplida impidió que aquel refugio fuese más frecuentado por la pareja. En rigor, ellos pudieron realmente disfrutarlo sólo con anterioridad a la asunción de Perón como presidente. De esa época data la mayor parte de los documentos fotográficos conservados de Perón y su esposa con escenario en San Vicente.

Como parte de la política de recuperación de la identidad histórica de los bonaerenses, impulsada decisivamente por nuestro gobierno, el 6 de diciembre de 1989 se promulgó la ley 10.859 por la cual se declaró "de utilidad pública y patrimonio cultural" de la provincia a la quinta San Vicente, disponiendo que sus bienes serían transferidos a la Dirección General de Escuelas y Cultura "con destino a la creación de un museo".

En 1990, de acuerdo a la legislación, la Subsecretaría de Cultura, mediante la Dirección de Museos, Monumentos y Sitios Históricos, realiza relevamientos en la finca con miras a la futura expropiación y la instalación del Museo y Centro Cultural. El 1° de julio de 1991, al cumplirse diecisiete años del fallecimiento de Juan Perón, decidí colocar una placa recordatoria en la casa de la calle Gaspar Campos, en Vicente López, que fuera ocupada por Perón en su histórico regreso al país, en noviembre de 1972, tras diecisiete años de proscripción y exilio. También descubrí una placa alusiva en la prisión de la isla Martín García -recuperada durante mi gestión como patrimonio territorial y cultural de la provincia-, donde Perón estuvo detenido hasta los sucesos históricos del 17 de octubre de 1945, que iniciaron una nueva y trascendente etapa en la vida política de los argentinos.

http://www.antoniocafiero.com.ar/html/discursos/peronyevita.htm

 

 

 

CASA NATAL DEL GENERAL JUAN DOMINGO PERON, EN ROQUE PEREZ

Autor GUIDO BRASLAVSKY

ASI ESTA LA CASA EN ESTOS MOMENTOS .
EN ROQUE PEREZ LAS AUTORIDADES ASEGURAN QUE EN ESTA HUMILDE CASA NACIO Y VIVIO SU INFANCIA EL PRESIDENTE DE LOS ARGENTINOS POR TRES MANDATOS.

 

La historia oficial dice que Juan Domingo Perón nació en una casa de Lobos, provincia de Buenos Aires, el 8 de octubre de 1895. Pero la controversia en torno de estos datos no fue ajena ni a su mismo protagonista: "Yo, como si hubiese jugado al destino en una mágica apuesta, logré conservar hasta hoy el origen de mi nacimiento como un profundo secreto -dijo Perón a su biógrafo Enrique Pavón Pereyra, en una noche madrileña de 1973, confesión que quedó asentada en el libro "Yo, Perón"-. (En Lobos) hay una casa... Pero que con toda seguridad no vio mi alumbramiento, pues éste había acaecido en Roque Pérez, partido de Saladillo". Este testimonio, otras pistas sueltas y frases escuchadas a lo largo de los años, llevaron al doctor Hipólito Barreiro, ex embajador en Liberia y médico personal en España del tres veces presidente argentino, a encarar una documentada investigación cuyas conclusiones indican el supuesto lugar de nacimiento de Perón: un humilde rancho de Roque Pérez, que aún se mantiene en pie.

La versión que brindaron a Barreiro los descendientes de Mario Avelino Perón, hermano del general, también coincidía en que el nacimiento no se había producido en Lobos sino más allá, al otro lado del río Salado.

 
         

Foto del Padre de Juan Domingo:Tomás Peron en el frente de la casa

     
   

Los orígenes de Perón habrían sido fraguados por su abuela paterna, Dominga Duteil, como parte de un rompecabezas armado a conveniencia para blanquear ante las autoridades del Colegio Militar la situación del joven cadete, que había llegado al mundo con un estigma escandaloso para la época e inaceptable para el Ejército: ser hijo ilegítimo.

"Yo nací allí, en esa pieza"

 

 
   

Entre los testimonios recogidos por Barreiro se destaca el de José María Belardinelli, un vecino de Roque Pérez que en 1938, cuando tenía 14 años, mantuvo un extenso diálogo con el entonces teniente coronel Perón, quien habría viajado de incógnito al pueblo.

De acuerdo con su relato, el encuentro tuvo lugar a fines de noviembre de aquel año. El chico iba rumbo al pueblo conduciendo una chata tirada por dos yeguas percheronas, cuando un hombre le salió al paso: -¿Vos sos de aquí, naciste aquí?, le preguntó, mostrando una sonrisa ancha.

El chico asintió y entonces el hombre extendió su brazo: -Es la primera mano que estrecho de un paisano mío. Porque yo también nací acá. Mi nombre es Perón, soy militar.

Según la narración, Perón viajaba solo. Había estacionado su automóvil Packard color bordó en las afueras del pueblo al que encontraba cambiado luego de treinta años de ausencia.

El chico se dio cuenta de que algo andaba buscando. Conversaron durante cuarenta minutos. "No podía negar su condición de militar, era derecho como una tabla y se aguantó el sol fuerte", recordaría. Perón le habría preguntado por su familia. Por su situación de

 
         

Cartel hubicado en la puerta de la casa natal de Peron en Roque Perez, el cual indica que el lugar fue declarado "Lugar historico Nacional" y señala que mediante escribano publico se certifica la propiedad del inmueble a nombre de los padres de Juan Domingo Peron; Mario Tomás Perón y Juana Sosa Toledo

     

medieros. Si tenían techo, piso de tierra, cuántos eran. El chico reparó en una cinta negra que le cruzaba el bolsillo de la camisa. "Es por mi señora que falleció hace poquito", le dijo Perón. Aludía a Aurelia Tizón, "Potota", muerta de un cáncer apenas dos meses antes. El militar pronto cambió de tema.

-Qué lindos matungos tenés, che... para tirar cañones- elogió, acariciando a las yeguas.

Según la reconstrucción de los hechos realizada por Barreiro, Perón se despidió, dejó el Packard estacionado y siguió camino a pie por el borde de las vías hasta llegar al humilde rancho-habitación de su madre, de piso de tierra, dos puertas y una ventanita.

Tal vez haya tenido que golpear las manos con insistencia para que lo atendiese su desconfiado y arisco morador, Saturnino Illescas, un paisano que, según le contó años después a Barreiro, no podía imaginar que su visitante estaba destinado a marcar a fuego la historia argentina de las próximas décadas.

En la puerta del rancho, frente a ese testigo involuntario y desconocido, Perón habría dicho: -Yo nací allí, en esa pieza. Secretos y mentiras

La historia conocida arranca con Tomás, padre del general, hijo del médico Tomás Liberato Perón y de Dominga Duteil, quien abandonó hacia 1880 su hogar de clase media en Buenos Aires para afincarse en la ciudad de Lobos. Una neumonía lo había llevado en busca de los aires puros del campo.

"Era pobre y no tenía para comprar bovinos, así que se dedicó a la cría de ovejas -explica Barreiro-. Por eso saltó al otro lado del Salado, cerca de Roque Pérez, donde adquirió en 1890 su propio rancho en trescientos pesos moneda nacional. Una india tehuelche de ascendencia mapuche, Juana Sosa Toledo, de 17 años, llegó hasta allí para hacerse cargo de las labores domésticas. Poco después, en 1891, nacía Mario Avelino, y dos años más tarde, el 7 de octubre de 1893, le seguía Juan, a secas. Juancito Sosa." "Hay que ubicarse: Tomás era hijo de un catedrático en medicina. Si hace cien años le decía a su madre que se casaba con una india, la mataba -razona Barreiro-. Pero era un buen hombre. Cuando en 1893 escritura su propiedad lo hace a nombre de su compañera, para asegurarla." Perón fue anotado en el Registro Civil de Lobos el 8 de octubre de 1895, como nacido el día anterior. Había dejado de ser Juancito Sosa para convertirse en Juan Domingo Perón.

"Mi padre decidió anotarme dos años más tarde. Nunca me preocupó aclararlo", contó el viejo general, en 1973 en Madrid, a Pavón Pereyra.

Más aún, siendo hijo de padres solteros, fue bautizado recién el 14 de enero de 1898 y con el apellido de su madre.

La historia tejida hábilmente por la abuela Duteil, nunca registró estos hechos.

Tomás y Juana se casaron recién en 1901, según consta en la partida de casamiento. En 1904 vendieron la propiedad -excepto uno de los lotes- a Paula Pippo de Ferreti y partieron rumbo al sur junto con sus hijos. En 1927 ésta pasó a manos de Roque Martín Illescas. Su hermano menor, Saturnino, vivió allí hasta que murió en 1995, a los 85 años.

El año pasado, por iniciativa de Barreiro, la propiedad, que sigue en pie, fue declarada de interés histórico y sujeta a expropiación por el Concejo Deliberante de Roque Pérez. ¿Cómo se explica que el rancho haya perdurado casi intacto? "Illescas vivía sólo como un anacoreta. La casa está aislada en una especie de selva donde nadie se animaba. Y su morador era un viejo loco con el que asustaban a los chicos: le decían el Cacho de la Bolsa ", cuenta Barreiro.

Perón no planeó la historia oficial, pero se ajustó a ella toda su vida. En distintos momentos se habría encargado de ocultar la evidencia que pudiera vincularlo públicamente con Roque Pérez.

"De haber dado con el rancho de su madre, hubiera sido fácil para sus múltiples enemigos desenrrollar el hilo de su confuso nacimiento y de una desprolija incorporación al Ejército", afirma Barreiro.

En 1947, ya con Perón presidente, Juana Sosa señaló la supuesta casa natal: calle Buenos Aires 1830, de Lobos, un típico hogar de clase media, que de inmediato fue convertido en museo.

Perón jamás olvidó el terrenito vecino a su hogar de Roque Pérez, que aún hoy forma parte de su sucesión.

"Es notable la cantidad de cartas privadas donde pide a sus amigos de la zona que se encarguen de los gastos. Para él tenía un enorme valor subjetivo esa lenguita de tierra", dijo a Clarín Pavón Pereyra, y añadió que un historiador local ya fallecido dio a conocer hace algunos años la existencia del lugar donde Perón habría nacido y vivido su infancia. Criado a los indio, montando a caballo desde los dos años, corriendo tras su madre cuando iba a esquilmar ovejas. Un lugar con el cual, según Pavón Pereyra, "tenía una unión física desmesurada, una relación con su tierra que sólo se apagó el día de su muerte".

Por GUIDO BRASLAVSKY

Fotos Anteriores
CARBONI - SANTA RITA
Estación de Empalme Lobos
Villa Mol (Navarro)
Parque Municipal Ing. Hiriart
Lobos -- La Laguna en Bicicleta
Zapiola
Llegamos a La Paz
La Casa Natal del Gral Perón
El Palacio de Lobos
Arroyo "Las Garzas"
Mundial -- Cuartos de Final
Carlos Begueri Lucha Por Sobrevivir
VIrgen del Carmen
Escritores Lobenses
Sancho / Academia Italiano / Altar/
Marta Pelloni en Lobos
Bodas de oro para la escuela 29 - Historia el Correo en Lobos
Rebaliati - “El Ángel de Dorotea” - Muestra del taller de Graciela Etcheverry - Basiles
Escuela 32 Bodas de Oro - "Estas Ahí"/"Chau Misterix"/ "El Primo de mi Mujer"/ Escritor Luis de Paola visitó Lobos / José Di Santo / María Silvia Capponi / Boris Barbieri
Víctor Laplace en Lobos / Alejandro Fantino y su esposa estuvieron en Lobos / Homenaje:Doctor Topa - Sgro / Pigazzi / Altuna / Club “Ford V 8”
Inicio| Cultura | Deportes | Interes General | Libro de Visitas | Contactenos
© 2006 Lobos Digital, Todos los Derechos Reservados.
Diseño Web DreamArt